Asanas

Hace tiempo comencé una serie de ilustraciones sobre yoga que me han aportado bastantes alegrías. De hecho, esta misma serie está camino de convertirse en un librito ilustrado sobre yoga.

Cuando comencé con esta serie yo llevaba años practicando, había iniciado un camino de compromiso para con la práctica y para conmigo misma. Una búsqueda de mi misma y un viaje esencialmente espiritual a través del conocimiento de mi propio cuerpo, de la unión de la mente y el espíritu, de la conciencia de la respiración y del momento presente.

Cuando pienso en mi misma y miro hacia atrás puedo ver el salto cualitativo que ha supuesto para mí encontrar el yoga en mi vida.

En este camino apasionante de encontrarse a uno mismo, el famoso “conócete a ti mismo” del templo de Delfos, he ido recalando en diferentes conocimientos que al final pareciera que  beben todos de la misma fuente, una sabiduría ancestral y perenne que llega a nuestros días en forma de diferentes ecos. 

Así ha sido con el yoga y así ha sido también con la astrología. Entendiendo astrología como una antigua ciencia de conocimiento del universo interno y externo que poco o nada tiene que ver con los zodiacos semanales que todos conocemos. 

Una forma de acercarse al universo para comprender el universo personal, porque si lo que está arriba es igual a lo que está abajo, en el momento exacto de nuestro nacimiento los astros danzaban sobre nuestra cabeza de una forma única, revelando algunos aspectos interesantes y esenciales de nuestra propia condición. Pero también la danza astral pone de manifiesto aspectos globales que nos conciernen a todos como humanidad en un momento dado. 

El yoga nos habla del universo interior, de la llama que no se extingue dentro de nosotros, del lugar donde reside la propia conciencia del mundo, y la astrología nos habla del universo exterior, el que estando tan lejos marca pautas que nos afectan, porque todo está relacionado.

El principal motivo para  la realización de este post no es hacer un tratado de yoga astrológico o astrología védica, nada parecido. Simplemente quiero explicar de una forma sencilla o lo más sencilla posible, por qué en mis creaciones sobre yoga incluyo constantemente elementos astrológicos, y por qué para mí es importante tener presente ambas cuestiones.

Por qué el yoga es para mí el yoga de las estrellas. Para ello quiero poner de manifiesto algunas cuestiones que relacionan de alguna manera astrología y yoga, como pueden ser los chakras, sus correspondencias astrales, y algunas asanas relacionadas con ambos.  

Cuando practicamos yoga somos o aprendemos a ser conscientes de nosotros mismos en totalidad:  plano físico, emocional y espiritual.

A través de la respiración y el prana entendemos mejor la forma en que la energía y la fuerza vital circula a través de nuestro organismo y poco a poco tomamos conciencia de los canales energéticos y de los “famosos” chakras. Tomamos conciencia de lo importante que es el equilibrio para restaurar la paz y el bienestar en la totalidad de nuestro organismo y evitar así entre otras cosas, las enfermedades.

A través de la práctica constante del yoga mediante asanas, pranayama y meditación, ayudamos a equilibrar este sistema energético de chakras y nadis. 

En este sistema energético o nuestro propio universo podemos encontrar equivalencias astrológicas que pueden servir para ayudarnos a conocernos mejor. 

Virabhadrasana

Primer Chakra – Saturno

El primer chakra, chakra raíz o Muladhara está relacionado con el elemento tierra y es la base de la vida. La fuerza vital que se activa en el momento de nuestro nacimiento. 

Este chakra canaliza la energía de la tierra en sentido ascendente y su principal función es la de enraizarnos con la tierra, unirnos a la vida.

Tradicionalmente el planeta asociado a este primer chakra es Saturno. En astrología saturno está relacionado con todo aquello que tiene que ver con la voluntad, las pruebas materiales, el destino, la responsabilidad. 

Representación zodiacal: Capricornio.

Trikonasana

Segundo Chakra – La Luna

El chakra sacro o Svadhisthana que en la tradición tántrica puede ser traducido como “la más dulce de las moradas” o “el sitio personal” su elemento es el agua. 

Cuando Svadhisthana se encuentra desarrollado produce la radiación necesaria para establecer vínculos de amor y mejora el crecimiento de la consciencia. Este chakra se ocupa de las ideas y de la creatividad es por tanto el centro de la autoexpresión y la alegría.

Signos asociados Cáncer y Escorpio.

Relacionado astrológicamente con la Luna que representa el mundo emocional, inconsciente e intuitivo. 

Ustrasana

Tercer Chakra – El Sol

El chakra plexo solar o Manipura se sitúa justo bajo el ombligo y concentra la energía simbolizada por el Sol. Su elemento es por tanto el fuego. Manipura es el sol de nuestro cuerpo, Patanjali aseguraba que a través del control de Manipura se consigue el conocimiento y el dominio del cuerpo.

Es importante señalar que los tres chakras situados por debajo del corazón están asociados al cuerpo físico y lo que percibimos a través de él, mientras que los tres chakras situados por encima tienen una naturaleza profundamente espiritual. 

En el Plexo solar se produce la purificación de las energías que nos permiten acceder de una forma adecuada al chakra del corazón. 

Su correspondencia astral es el Sol, que en un plano astrológico representa la individualidad, el sol nos habla de la esencia interna de una persona y de su verdadera naturaleza. 

Los signos asociados al tercer chakra son los de fuego pero especialmente Aries y Leo.

Eka Pada Rajakapotasana

Cuarto Chakra – Venus

El chakra corazón o Anahata-puri. Anahata se encuentra en el centro del pecho asociado a la glándula Timo. 

Está asociado al elemento aire y alberga en su centro al Ser. 

El chakra corazón no tiene que ver en realidad con enamorarse ni el amor sentimental, sino con el Amor total, y está considerado la puerta de acceso a la conciencia superior y espiritual. 

Su cuerpo celeste relacionado es Venus, que representa el amor y la forma en que establecemos relaciones. Armonía, belleza, arte..

Sus correspondientes zodiacales serián los signos de Tauro y Libra. 

Halasana

Quinto Chakra – Mercurio

El chakra garganta o vishuddha. El elemento asociado al quinto chakra es el éter. Vishuddha significa purificar. Está instalado en la garganta y se considera un puente desde el chakra del corazón hacia el reino del espíritu. Desde él verbalizamos y nos manifestamos a través de la voz y el sonido. 

El planeta asociado al chakra garganta es mercurio, que astrológicamente tiene que ver con el intelecto y las manifestaciones verbales, la comunicación y la elocuencia. 

Los signos zodiacales asociados a este chakra son Géminis y Virgo. 

Sarvangasana

Sexto Chakra – Neptuno

El chakra entrecejo o Ajna, también conocido como tercer ojo, es un punto situado entre las cejas ligeramente superior a ambas. Está relacionado con la mente más allá de nuestro cuerpo terrenal, cuando nos relacionamos completamente con el poder que encierra adquirimos conciencia y sabiduría. 

Su correspondiente cuerpo celeste es Neptuno, que simboliza el misticismo y el desarrollo espiritual. Sus signos zodiacales correspondientes son piscis y sagitario. 

Sukhasana

Séptimo Chakra – Urano

El chakra corona o Sahasrara, el loto de los mil pétalos. Es el centro de la conciencia pura, se sitúa por encima de la cabeza. Simboliza el equilibrio de la dualidad y la consciencia trascendental. 

El planeta asociado al chakra corona es Urano que se suele asociar con el pensamiento superior; urano habla de cambios, de pensamiento elevado, de originalidad…de una comprensión superior de la naturaleza y del hombre. 

El signo de este chakra es acuario. 

Aquí puedes ver más ilustraciones de mi yoga de las estrellas.  Y si el tema te ha parecido interesante te animo a que investigues para profundizar pues descubrirás un universo complejo y apasionante que te ayudará entenderte mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies