Teoría del color

Parte del éxito o del fracaso en una obra pictórica reside en el uso que damos del color. Un buen empleo del color pontecia la obra de forma exponencial pero al mismo tiempo puede ayudar a «camuflar» ciertas limitaciones técnicas del dibujo.

Pero además, el color, es una de las vías indiscutibles para construir emociones, para recrear ambientaciones, para generar en el espectador de la obra ciertas sensaciones y para poner de manifiesto nuestro propio universo personal.

El color es usado en diferentes medios, no solo pictóricos. El diseño gráfico, la publicidad o el cine se sirven de la teoría del color a la hora de crear sus contenidos. Sin ir muy lejos, encontramos un ejemplo de como utilizar los principios del color en la serie «El cuento de la criada», donde reina la gama de colores fríos en toda la paleta, únicamente contrastados por un punto rojo (el de las criadas). De esta forma se consigue un gran efecto visual, al mismo tiempo que se generan ciertas emociones asociadas al uso de los azules y grisáceos más fríos y casi monocromáticos (tristeza, opresión, frialdad etc) en oposición con el rojo intenso de las criadas (lucha, fuerza, vida, rebelión) Obviamente nada es casual.

Fotograma de El cuento de la criada.

Si al hablar del dibujo decíamos que saber dibujar es en gran medida saber ver, al hablar de la pintura podemos decir que saber pintar es en gran medida saber ver el color. Cuanto mejor entendamos el color, mejor pintaremos.

Por ello a continuación daremos unas pinceladas básicas de teoría del color, que nos permitan ir afinando un poco más a la hora de realizar nuestras creaciones.

El color

Antes que nada debemos comprender cuáles son las tres características esenciales de un color: saturación, luminosidad y tonalidad.

Tonalidad vendría a ser lo que nosotros conocemos como color. Saturación es el grado de pureza de un color o lo que a veces percibimos como intensidad. Y luminosidad es aquello que nos hace percibir colores como claros u oscuros.

Círculo Cromático

Antes de empezar a pintar con colores, es necesario aprender a observar y entender los colores en el mundo real. Para ello hay que entender como se distribuyen y ser capaces de clasificarlos dentro de un sistema universal que conocemos como el círculo cromático.

Aprender la forma en que los colores se distribuyen y se relacionan entre sí, es el primer paso para conseguir una obra acertada. Da igual si estamos trabajando en digital o tradicional, entender el color y saber utilizarlo de forma consciente es clave en nuestro desarrollo como artistas.

Debemos entender el origen del color, su espectro y gama cromática, las mezclas y las relaciones más efectivas entre colores.

El círculo cromático es una forma simplificada que nos pemirte el estudio racional de las armonías del color.

Esta rueda de colores conforma el segmento de luz visible del espectro solar, fue descubierto por Newton y se compone de: rojo, naranja, amarillo, verde, azul ultramar y violeta. Se sustenta en la relación de los tres colores primarios (rojo, amarillo y azul o magenta, amarillo y cyan)y sus mezclas resultantes .

A partir de la relación y mezcla de estos colores podemos conseguir casi todos los colores, y el ejercicio de la mezcla es algo que adoptan quienes trabajan con pintura.

Si bien es cierto que combiene añadir algunos colores extra a la paleta para mejorar las composiciones y las mezclas.

Así, con dos rojos, dos azules y dos amarillos será más fácil conseguir mezclas ricas. Normalmente estos colores serán siempre una variante más fría y más calida del mismo color.

Círculo cromático

Los grados de un color

El grado de saturación o intensidad de un color se refiere a la viveza del color. Un color tiene mayor grado de saturación cuanto más puro se presenta y sin ninguna mezcla de blanco o negro (el negro es un color neutro que obtenemos a partir de la mezcla de los colores del círculo cromático).

Así, un amarillo de cadmio puede perder intensidad y verse más matizado cuando le añadimos blanco o lo mezclamos con una pizca de negro o marrón de siena.

De hecho a la hora de crear colores lo adecuado es esto pues en la naturaleza no existen los colores tan saturados.

La pérdida de saturación también se produce cuando un color se mezcla con una pequeña cantidad de otro color opuesto o complementario.

A partir de este esquema iremos sacando los diferentes grados de un color.

Relaciones entre los colores

Los colores nunca se presentan de forma asilada sino en relación a otros colores. A no ser que realicemos obras monocromáticas como las grisallas, es importante comprender las relaciones y conocer algunas de las que mejor funcionan a la hora de plasmar nuestras obras.

En general, a no ser que hagamos una reproducción hiper realista del mondelo natural, donde «nos limitaremos» a reproducir los colores que percibimos, siempre habrá una preponderancia de unos tonos sobre otros.

La rueda cromática de forma global se divide en dos: colores cálidos frente a colores fríos. Los colores análogos son los que se encuentran dentro de la misma gama unos al lado de los otros. Cuando pintamos con colores análogos ninguno sobresale por encima del resto.

Los colores complementarios u opuestos por el contrario son los que se encuentran directamente enfrentados en el círculo cromático y son los que crean relaciones más intensas y llamativas entre sí.

Un mismo objeto pintado sobre fondos diferentes producirá sensaciones variadas en función de las relaciones que se crean entre los colores del fondo y del primer plano.

Para empezar a experimentar con las relaciones del color es útil comenzar con colores planos y ver como estos se relacionan, podemos usar técnicas como rotuladores o acrílico.

Podemos decir que de forma general existen estas formas básicas de combinar los colores:

  • Combinación monocromática: Utilizamos un único color pero variamos su intensidad y luminosidad por lo que obtenemos una gama tonal amplia.
  • Combinación análoga: La que se forma a partir de la combinación de los colores próximos entre sí en la rueda cromática.
  • Combinación complementaria: La que se obtiene al combinar los opuestos entre sí. Hay que tener cuidado al aplicarla porque si bien es cierto que produce unas interesantes y muy vibrantes combinaciones a veces puede resultar un tanto «agresiva» o «estresante». Por ello se debe buscar el contraste en la utilización de tonos menos saturados y aplicando también algún color neutro que apague un poco la fuerza de esta combinación.
  • Triada: Para realizar esta combinación se traza un triángulo en la rueda cromática y empleamos los colores de tres en tres.
  • Tetráedrica: La más difícil de emplear, se utilizan dos pares de colores complementarios.
Combinaciones del color

A continuación te muestro algunos ejemplos del uso de la teoría del color aplicado a la pintura. Análogos, complementarios etc. Todo lo que queda es que te pongas a practicar.

Agnolo Bronzino. (Uso complementario verde-rojo)
Vincent Van Gogh (Complementario azul-naranja)
Pablo Picasso. (monocromática azul)
Hopper. (complementarios)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad